Garcilaso de la Vega

GARCILASO DE LA VEGA (¿1501?-1536)

Visto en HISTORIA DE LA LITERATURA HISPÁNICA

Te contamos cosas de este ilustre toledano, y si quieres saber más te invitamos a nuestra RUTA LITERARIA
 


Retrato de Garcilaso
       Este noble toledano defendió al Emperador en la guerra de las Comunidades (1520-1522), y en 1522-24 fue nombrado caballero de Santiago por combatir en Rodas a los turcos. Al año siguiente, se casa con Elena de Zúñiga, de la que tendrá tres hijos. Fue regidor en Toledo y, en 1526, conocería a su musa: la portuguesa Isabel Freyre. En 1529 deja Toledo para acompañar al Emperador a su Coronación en Bolonia.
 
   Sus primeras obras mostrarían rasgos cancioneriles, como sus ocho coplas octosilábicas, anteriores a 1532, frente a otras italianizantes: las Canciones I, II y IV y, acaso, los Sonetos I, V, VI, XXVI, XXVII y XXXVII.

Soneto XIV manuscrito

Primera  égloga
   De 1532 será el Soneto IV y la Canción III, que recuerda su desterro en una isla del Danubio.
 
   Ese año, gracias al Duque de Alba, marcha a Nápoles, donde trata a los poetas de la Academia Pontaniana -seguidores de Pontano y Sannazaro (†1530): Antonio Epicuro, Antonio Minturno…-; a Luigi Tansillo o a Bernardo Tasso, que lo presentarían a Pietro Bembo. También leyó a Ariosto.

Supuesto retrato de
Garcilaso de la Vega

Obras de
Boscán y Garcilaso
   Ahora escribe la Égloga II (1533-34), parcialmente dialogada, sobre el amor desgraciado de Albanio por Camila y las virtudes de la casa de Alba. Compone los Sonetos XI, XIII, XVI, XXI, XXIII, XXIV y XXIX (1533-36), mitológicos o referentes a familiares -su hermano- y amigos napolitanos.
 
   Redactó poesía latina, y visitó en España a Boscán (1533), a quien dedica una Epístola (12/10/1534). La muerte de Isabel Freyre (¿1533-34?) le inspira la Égloga I y los Sonetos X y XXV.

Dos sonetos
de Garcilaso

Autógrafo de Garcilaso
   Fue alcalde de Reggio (1534) y reflejó la campaña de Túnez (1535) en los Sonetos XXXIII y XXXV y la Elegía II. Ya habría escrito la Elegía I a Bernaldino de Toledo y la Ode ad Ginesium Sepulvedam, así como los Sonetos VII, VIII, XII, XV, XIX, XXVIII, XXX y XXXI, con alusiones a un posible amor napolitano y referencias mitológicas.
 
   Ahora escribiría su Canción V a la Flor de Gnido. Un año después, la Égloga III (1536): cuatro ninfas tejen los mitos de Orfeo y Eurídice; Apolo y Dafne; Venus y Adonis, y, finalmente, la muerte de Isabel Freyre.
 
   Ese año muere en Niza, luchando contra los franceses. Su cuerpo se trasladó dos años después a Toledo. Junto a sus poesías dejó unas cartas en prosa y un testamento .

Autógrafo de Garcilaso
   A sus influencias petrarquistas añadimos las de líricos castellanos y clásicos latinos: Horacio, Virgilio u Ovidio.
 
   Tiñe su platonismo una visión doliente del amor, heredada de la Edad Media, y su ideal guerrero se desvanece ante la ingratitud del Emperador.
 
   Su obra recibiría comentarios de Francisco Sánchez de las Brozas -el Brocense (1574 y 1578) y Fernando de Herrera (1580).
 
   Aunque la edición impresa de 1543 -y posteriores- ha sido clave para editar su obra, existen manuscritos importantes, como el códice de Gayangos: 17969 BNM.

Obras comentadas de Garcilaso
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s